Por si fuera poco antes de que la gobernadora María Eugenia Vidal llegara a saludar al chofer, este se apartó y solamente atinó a mirarla, en otro mal momento para los funcionarios de Cambiemos.