En declaraciones radiales, el jefe de la Policía Bonaerense, Pablo Bressi, se describió los incidentes y dijo que “no hubo piedrazos contra Macri y Vidal”, al tiempo que cambió el sentido de las propias palabras del presidente: “El presidente fue agredido verbalmente por unas personas que querían manifestar su descontento”, aseguró el jefe de las fuerzas que actuaron.

El presidente Macri se vió en la necesidad de resumir el acto, dijo unas pocas palabras y se retiró inmediatamente del lugar. Hubo enojo con el personal policial por un blindaje a su juicio deficiente,  y con los referentes locales por la poca participación de los militantes del pro.