Polémico veto de Vidal

El hospital de Llavallol estaba por ir a remate y fué salvado por una ley de expropiación votada por unanimidad en la Legislatura provincial. Ayer, Vidal vetó la norma al considerar que la recuperación de ese centro de salud es innecesaria y onerosa. Críticas a la decisión.

La ola vetadora que caracterizó el gobierno de Mauricio Macri en la ciudad parece haber llegado a la provincia. La expropiación del hospital de Llavallol, aprobada por unanimidad en ambas cámaras del Congreso bonaerense, fue vetada por la gobernadora María Eugenia Vidal a través del decreto 190 que objeta la iniciativa por considerarla “innecesaria, inviable y onerosa”. El diputado del GEN Marcelo Díaz, coautor del proyecto de expropiación, afirmó que “el decreto de Vidal tiene fundamentos débiles que hacen pensar en la ingerencia de algún interés en que ese centro sanitario llegue a remate”.

La expropiación del inmueble, que justamente estaba por ir a remate, era el puntapié inicial para poner en funcionamiento el centro de salud y había sido aprobada por ley el 2 de octubre de 2015 por la Cámara de Diputados y el 9 de marzo por la de Senadores.

Entre los considerandos del decreto firmado por Vidal se menciona que Lomas de Zamora, donde según el censo de 2010 viven 615.000 personas, “ya cuenta con una institución municipal (Dr. Oscar Alende), un hospital especializado en neuropsiquatría de dependencia provincial (José Estévez), y un hospital interzonal de agudos también de dependencia provincial (Luisa C. de Gandulfo)”. Además, señala que el hospital de Llavallol “no está preparado para mejorar la accesibilidad, eficiencia y eficacia en la atención de las personas por encontrarse arquitectónica y funcionalmente diseñado para cubrir el Nivel Sanitario de Complejidad 2”. En su argumentación la gobernadora sostiene que la apertura del centro de salud “implica la creación de un nuevo gasto en la ley de presupuesto vigente”.

Al respecto, la diputada lomense del PRO y también coautora del proyecto, María Elena Torresi, admitió que “la comunidad de Llavallol esta sorprendida y preocupada por el veto al proyecto”.

Por su parte, el diputado bonaerense del FpV y dirigente del Movimiento Evita Fernando “Chino” Navarro consideró que “recuperar ese centro sanitario es muy importante porque podría absorber muchas de las cirugías programadas de bajo riesgo que hoy se hacen en el hospital Gandulfo y evitaría largos traslados o combinaciones de colectivos a muchos vecinos para recibir atención médica”.

La directora del Gandulfo, Nancy Gaute, coincidió en que “coordinado con el Gandulfo, el hospital del Llavallol y sus quirófanos hubiesen reducido notablemente la espera quirúrgica de nuestros pacientes que hoy padecen demoras por falta de camas de internación y quirófanos”.

Desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de Lomas de Zamora-Cicop, su titular, Pablo Torres, explicó que “Lomas de Zamora tiene muchas menos camas por habitante que otros distritos del conurbano, todos sus actuales centros sanitarios están colapsados por la demanda y en la zona donde está el hospital de Llavallol no hay otro servicio de esas características. Queda claro que es falso el planteo de que es innecesario”.

La institución había sido clausurada a principios de 2014, tras haber sido declarada en quiebra por la Justicia debido a una deuda millonaria y desde ese momento los vecinos comenzaron una lucha para que vuelva a funcionar. Lograron su objetivo con la expropiación sancionada el 9 de marzo pasado. Ayer, volvieron a fojas cero.

Lo invitamos a dejar su respetuosa opinión.

Diario Argentina Hoy

Todas las Noticias de Argentina las 24hs. los 365 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *