El presidente Mauricio Macri viajó a Roma para reunirse con el Papa Francisco y se encontró en la puerta del hotel con un escrache.

Manifestantes con carteles exigen al mandatario que libere a Sala y cuestionan los masivos despidos en los sectores público y privado, en estos meses de administración macrista además de las medidas internacionales y económicas.

El Presidente está hospedado en el lujoso hotel Russie junto a su esposa, Juliana Awada, su hija y el resto de la comitiva oficial. Este sábado Macri se reunirá con el papa en el Vaticano, quien fuera cuestionado por enviarle un rosario a la activista indígena detenida en Argentina.

Lo invitamos a dejar su respetuosa opinión.

Todas las Noticias de Argentina las 24hs.

Leave a Reply

  • (not be published)