Pese a que la Justicia porteña avaló el protocolo de seguridad de Patricia Bullrich (rechazó un habeas corpus presentado por ATE), la masividad de la marcha en contra de los despidos impidió a nivel político su aplicación. Pase de facturas cruzadas en el PRO.

“Les daremos 5 o 10 minutos, se les pedirá por favor que se retiren por las buenas y que hagan la manifestación en otro lado. Si no se van, los sacamos”, afirmó Patricia Bullrich hace una semana, en relación al protocolo difundido por el Ministerio de Seguridad.

Lejos de concretar su promesa de mano dura y represión (incluso pasando por alto la necesidad de una orden judicial), el protocolo de Bullrich para evitar los piquetes y cortes de calles fracasó en su debut, en medio de una masiva jornada de huelga nacional del gremio de estatales ATE.

En medio de pases de facturas cruzadas dentro del PRO, la amplitud de la convocatoria inhibió al gobierno nacional y al de la Ciudad.

La seccional porteña de ATE había presentado el martes un amparo contra el protocolo, que fue aceptado por una jueza porteña, pero hoy cerca de las 10, cuando ya comenzaban a concentrarse los primeros manifestantes, el Ministerio de Seguridad informó que el hábeas corpus fue rechazado por la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la Capital Federal, ya que la jueza Dalmas se declaró “incompetente” sobre el aval legislativo que exigió ATE Capital.

Sin embargo, una larga tradición de manifestaciones populares pudo más, y la marcha en el centro porteño, con el acto central en la Plaza de Mayo, ya es contundente. A pesar del calor abrasador, miles y miles cortaron las principales avenidas porteñas, sin atisbo de violencia.

El ministro de justicia, por su parte, Germán Garavano, se desentendió de la aplicación del protocolo, asegurando que “lo que suceda en la marcha dependerá de Larreta”.

Bullrich, tras el papalón protagonizado con la fallida detención de los tres prófugos del Triple Crimen de General Rodríguez, tiró la pelota afuera: “Estoy en Washington, hablen con la Ciudad”.

Lo cierto es que las manifestaciones de hoy comenzaron con las agrupaciones de izquierda bloqueando el tránsito en Corrientes y Callao. Fue el inicio de una jornada de protesta que tiene como eje la movilización convocada por el gremio de estatales ATE.

El primer corte había sido alrededor de las 7, cuando un grupo de tercerizados del subte porteño interrumpieron el servicio en la estación Pasteur.  Pasadas las 9, los manifestantes comenzaron a marchar por Callao para bajar por Avenida de Mayo hasta Plaza de Mayo.

Lo invitamos a dejar su respetuosa opinión.

Todas las Noticias de Argentina las 24hs.

Leave a Reply

  • (not be published)