Era esperable que el presidente de la UCR, el senador Ernesto Sanz, hiciera lo más rápido posible el balance de lo que el resultado de las elecciones del domingo pasado implicó para su partido en términos de recuperación de poder político. La posibilidad de recobrar espacios territoriales, de mantener y aumentar la representación en el Parlamento, fue uno de los ejes del debate interno de los boinas blancas a la hora de definir su estrategia electoral. Sanz defendió a capa y espada la alianza con el PRO en este sentido. Ayer llegó la hora de hacer números, que en términos globales le permitieron al senador sacar pecho frente a sus correligionarios, aunque que en trazo fino hay matices.

En el tercer piso del Comité Nacional, sentado detrás de una larga mesa y rodeado de la plana mayor de su fuerza, el precandidato presidencial fue presentando el debe y el haber de lo que logrado el domingo. Sin duda que el número más importante que podía mostrar era el de las intendencias. Los radicales controlarán ahora 446 en todo el país. Esto implicó sumar 83 a las que tenían.

Dentro de este número, el incremento más significativo se dio en el distrito que brindó la gran sorpresa en las elecciones, la provincia de Buenos Aires. Colgados de la boleta a gobernadora de la macrista María Eugenia Vidal, los radicales pasaron de 16 municipios a 42.“Es un aumento del 133 por ciento” describió el senador ante los periodistas.

En el rubro gobernadores la cuenta no es para destapar champagne. Sanz sostenía antes de cerrar el acuerdo con el macrismo que su partido podía lograr entre 7 y 8 provincias. Lo cierto es esa expectativa se redujo a dos. Son Mendoza, donde se impuso Alfredo Cornejo, y Jujuy, conquistada por Gerardo Morales. Ambos casos tienen en común que los caciques locales armaron frentes juntando a todas las fuerzas de oposición, es decir, al macrismo y al massismo. Estos dos terruños se sumarán a la Corrientes de Ricardo Colombi. En su análisis, el senador también metió en la bolsa las provincias en las que “ganaron coaliciones de las que el partido forma parte“, refiriéndose a Santa Fe y, por supuesto, al territorio bonaerense.

En el parlamento nacional la ecuación tiene luces y sombras. El bloque netamente radical en Diputados pasará de 40 bancas a 44. Sin embargo, en el Senado el resultado tiene déficit, de 14 escaños actuales bajarán a 11.

Luego del balance numérico, Sanz se refirió al balotaje que se librará el próximo 22 de noviembre. Con el entusiasmo de quien superó sus propias expectativas, remarcó que la UCR “ya está en campaña para que Cambiemos se imponga en la segunda vuelta.” “Vamos a poner toda esta estructura territorial que acabamos de describir para que el cambio se imponga en la Argentina”, señaló, y anunció una “cumbre” para definir la estrategia del radicalismo dentro de la campaña en los próximos días.

CONTABILIDAD

-Bancas: 44 serán las bancas que la UCR tendrá en la Cámara de Diputados a partir del 10 de diciembre. Implica un aumento de cuatro escaños respecto del número actual.

-Para abajo: En el Senado el radicalismo tendrá una reducción de su representación. No pudo recuperar todos los escaños que puso en juego y bajará de 13 a 11 sus senadores.

-Intendencias: Son 83 las intendencias que sumó la UCR con los resultados del domingo pasado. Un aumento del 23% respecto de las que tenían. En provincia de Buenos Aires pasaron de 16 a 42.

-Gobernadores: a pesar de haber tenido la expectativa de ganar en al menos siete provincias, el radicalismo se impuso sólo en dos, Mendoza y Jujuy, que se suman a Corrientes.

Lo invitamos a dejar su respetuosa opinión.

Todas las Noticias de Argentina las 24hs.

Leave a Reply

  • (not be published)