5181fd52f1bca

El macrismo bloqueó ayer en la Legislatura la interpelación a los responsables de la Subsecretaría de Trabajo, Ezequiel Sabor, y de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), Juan José Gomez Centurión por el incendio de un taller clandestino en Flores en donde murieron dos niños. “Esperábamos más, no nos alcanza con un minuto de silencio“, dijo Esteban Mur, padre de Rodrigo y Rolando, fallecidos en la tragedia en referencia al homenaje del parlamento capitalino.

Para que Sabor y Gómez Centurión estuvieran obligados a asistir para responder sobre la responsabilidad del Ejecutivo en la inspección del taller clandestino de Páez al 2700 eran necesarios dos tercios de los votos del cuerpo, algo imposible de lograr sin las voluntades del PRO, cuyo bloque tiene 28 miembros.

“No nos alcanza el minuto de silencio”, descargó el padre de los chicos muertos.

El pasado miércoles por la tarde parecía que la oposición no lograría reunir el quórum para la sesión especial, pero el bloque ECO finalmente bajó al recinto. Claro que además de pedir la interpelación de Sabor y Gómez Centurión, el radical Hernán Rossi también buscó que el ministro de Trabajo Carlos Tomada fuera de la partida, algo que ni siquiera fue tratado. La decisión de ECO obligó a los diputados macristas a ocupar sus bancas.

“Hay un Estado que se desentendió de los controles. Es necesario que llegue a los sectores más vulnerables”, criticó Gabriela Cerruti, de Nuevo Encuentro. “El PRO pretende mantener la impunidad gracias al blindaje mediático que le brinda el grupo Clarín. Buscan silenciar este tema para que se diluya”, advirtió su compañero José Cruz Campagnoli.

Gustavo Vera, titular de La Alameda, recordó que había denunciado en varias oportunidades la existencia del taller clandestino de Páez y la “posible trata de personas para explotación laboral”, y les pidió a sus colegas del PRO que “rompieran con los códigos de la Omertá” y aprobaran la citación de los funcionarios.

Las bancas de los legisladores llevaron un cartel con las leyendas “Justicia para Rodrigo y Rolando” y “Trabajo digno en la Ciudad”. A su turno, Paula Penacca, del FPV, cuestionó la reducción de la planta de inspectores porteños y el cierre la línea 0800 para denunciar el trabajo esclavo. “Si no votan afirmativamente, el macrismo estará mostrando ese rostro inhumano que intenta esconder detrás de globos de colores”, chicaneó la camporista.

La jefa del bloque amarillo, Carmen Polledo, afirmó que el PRO había dado luz verde a siete pedidos de informe a los cuestionados funcionarios. Además señaló que “las fuerzas que promueven” la citación de Sabor y Gómez Centurión “lo hacen con un claro fin electoralista”. Según confiaron desde el macrismo, había un acuerdo para aprobar los pedidos de informe, pero no el llamado a los funcionarios. “Si es necesario, los citaremos. Pero antes debemos esperar la respuesta a los pedidos de informe”, agregó el vicepresidente 1º de la Legislatura, Cristian Ritondo.

Por 31 votos afirmativos contra 26 negativos la resolución fue rechazada y un “¡hipócritas!” bajó desde las gradas. “Tiene una incompatibilidad de origen. No puede ser que el encargado de controlar los shoppings haya trabajado para Cencosud””, le dijo a Tiempo sobre Gómez Centurión una alta fuente de gobierno.

Lo invitamos a dejar su respetuosa opinión.

Todas las Noticias de Argentina las 24hs.

Leave a Reply

  • (not be published)