554fdd11acf71

Eran tiempos felices en el que los intendentes peronistas se empujaban unos a otros para sacarse fotos con Sergio Massa. Hoy pugnan por conservar sus espacios de poder y ganar nuevos.

 

Muy complicados por las encuestas en sus respectivos municipios y arrastrados por la decadencia del Frente Renovador en los últimos meses los intendentes peronistas del conurbano deben decidir en que equipo jugarán en las próximas elecciones.

A pesar de tener los integrantes de la alianza PRO-UCR-CC un fuerte discurso anti PJ durante todo este tiempo ha llegado el momento de sumar peronistas.

Para sorpresa de todos y con el acercamiento de Gustavo Posse en su momento a Mauricio Macri, el primero se mostró junto al gobernador Daniel Scioli en un claro mensaje para el PRO: no está todo dicho hasta que estén los nombres en las listas.

Todavía sin poder absorver el golpe que significó el alejamiento de Dario Giustozzi, quien mejor media para el Frente Renovador como precandidato a gobernador sigue abierto el libro de pases. Ahora le llegó el turno a Malvinas Argentinas. Por ahora, ni con Sergio Massa ni con Mauricio Macri disparó Jesus Cariglino, quien quiere ser precandidato a gobernador con ni siquiera 2 puntos según la mejor de las encuestas. Enfrentan tanto el, como otros intendentes el temor de que tengan el mismo destino de Posse, quién dejó el Frente Renovador con la promesa de poder competir como precandidato a gobernador cosa que después desde el PRO le negaron.

Massa pasó en unos pocos meses de encabezar las encuestas a ceder el primer lugar al gobernador bonaerense Daniel Scioli.

Tras su salida del Frente Renovador (FR), el intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino (un ex-menemista, ex-duhaldista, ex-kirchnerista, y ahora ex-frentista devenido en macrista), prepara un frente peronista bonaerense para sumarse en bloque al Pro. Lo acompañan el diputado Carlos Brown y otros referentes del PJ (todos ex kirchneristas) e incluso algún ignoto gremialista como Gerónimo Venegas, cuyo partido tuvo un pésimo desempeño electoral en la última elección por lo cual no es tenido en cuenta seriamente por ninguna fuerza. “El ex presidente Eduardo Duhalde es el autor intelectual de todo esto”, sostiene un importante referente zonal. Tienen intenciones de sumar nombres sin tener mucho en cuenta su nivel de conocimiento por parte del electorado.

Los massistas acusan a estos intendentes disidentes de ser funcionales al kirchnerismo y de estar “regalándole” la presidencia a Daniel Scioli. Los unos como los otros tienen el mismo pasado oficialista.

En San Miguel, el intendente sigue acompañando la candidatura de Sergio Massa pero hace poco intentó volver al Frente para la Victoria con resultado negativo y ahora está muy complicado y superado por el sciolismo en su propio municipio. Ambos intendentes, el de Malvinas Argentinas como el de San Miguel promovieron a sus respectivos hermanos (el primero es senador y el segundo ya es concejal) para sucederlos en el caso de que de la negociación con sus respectivos partidos surgiera alguna posibilidad de conseguir lugares de jerarquía en las boletas electorales.

Lejos quedó el discuro anti PJ de la alianza PRO-U.C.R-C.C y  los límites morales que tanto hicieron sonar para conformar a gran parte de sus electores. Ahora esta fuerza sumará peronistas ansiosos por conservar sus intendencias y por conseguir lugares para sus referentes y familiares.

Por su parte Insaurralde sigue firme con su precandidatura a gobernador de la provincia de Buenos Aires. Hasta ahora supera muy ampliamente a cualquiera de los precandidatos de otros partidos pero no está todo dicho. Enfrenta el mismo dilema que cualquier intendente del conurbano, y es que a pesar de sus pretensiones no quieren perder el poder en sus respectivos feudos a cualquier costo.

 

Lo invitamos a dejar su respetuosa opinión.

Todas las Noticias de Argentina las 24hs.

Leave a Reply

  • (not be published)